Novembro - 2017
STQQSSD
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930   

Email Newsletter icon, E-mail Newsletter icon, Email List icon, E-mail List icon Sign up for WTF Email Newsletter


» Coluna «


La evaluación del árbitro

Durante el último el curso de refrescamiento para árbitros internacionales dictado en febrero en la ciudad de Dallas (USA), el Jefe del Comité técnico de arbitraje el Sr. Hong Ki Kim, sugirió a los presentes generar un mecanismo de auto evaluación luego de cada jornada de competencia. Ello motivo que desarrolle en la presente nota y con ayuda de la Ciencias de la Educación, algunos aspectos significativos sobre qué es la evaluación, tipos de evaluación y cómo pueden ser beneficiosos para un árbitro, en este caso de Taekwondo.
Hagamos un poco de historia: el término evaluación aparece a partir del proceso de industrialización que se produjo en Estados Unidos a principios del siglo XX y que obligó a la escuela a adecuarse a las exigencias del aparato productivo. Por ende, el control empresarial y la evaluación escolar se desarrollaron paralelamente en los momentos de su iniciación y primer desarrollo.
Como definición preliminar podemos citar a la autora española Maria Antonia Casanova que dice: “la evaluación consiste en un proceso sistemático de recogida de datos, incorporado al sistema general de actuación educativa, que permite obtener información válida y fiable para formar juicios de valor acerca de una situación. Estos juicios a su vez se utilizarán en la toma de decisiones consecuente con el objeto de mejorar la actividad educativa valorada”.
Es decir, la evaluación no debe ser un momento de tensión o de represión hacia una persona con el objetivo de encontrarle sus falencias y recriminárselas, sino que forme parte de una continua educación del sujeto y mejorarla. Teniendo en claro los objetivos del por qué de una instancia evaluativa podremos reconocer mejor algunas falencias que otros o uno mismo puede encontrar/se.
En el arbitraje de Taekwondo, muy pocas veces encontramos el momento para autoevaluarnos y tampoco existe o no es común, algún encuentro pos-torneo para intercambiar opiniones con los colegas. Sí podríamos marcar un momento implícito de evaluación hacia el árbitro a través de cierto subjetivismo del público o de los entrenadores, pero está claro que de esa forma podamos mejorar nuestra performance. Los momentos de pausa o los entretiempos pueden ser tomados como momentos de reflexión y replantearse algunas dudas. Los colegas árbitros pueden ser buenos evaluadores, siempre y cuando puedan expresarnos de forma clara, honesta y sincera sobre nuestra actuación. Las evaluaciones son relacionadas generalmente con hechos negativos, pero esto no es así, toda buena actuación debería ser comentada y resaltada para darnos más energía en continuar, todo esto teniendo en cuenta las largas jornadas de campeonatos.
Por ello, podemos diferenciar dos tipos de evaluaciones: las formativas y las sumativas. Las primeras son aquellas que implican una formación continua, como estrategia de mejoras y para ajustar el proceso por el cual estamos transitando. El segundo no se pretende modificar o mejorar nada, sino simplemente determinar si es bueno o malo.
Para finalizar, considero conveniente realizar alguna reunión post-torneo “in situ” para que los árbitros y jueces puedan conocer cuáles fueron sus aciertos y desaciertos, con un alto contenido formativo, sin importar la graduación, categoría o función. Todos los árbitros y jueces deberían recibir esta información o auto generarla para mejorar cada día más.

Prof. Fernando Akilian
Profesor de Educação Física
Lic. Actividad Física y Deportes (en curso)
Arbitro Internacional WTF



 
BANG .:. Desde 1971 no Brasil .:. Tradição & Qualidade